Mentoría Claudia Abril: el TAO del corazón

Dulce, sensible, sutil, atenta, entregada. Así hemos descubierto a Claudia acompañándola en nuestro proceso de mentorías. Si nos hemos sentido así de acompañadas y correspondidas cuando la mentorizábamos, ya podemos hacernos una buena idea de la sutileza amorosa de sus acompañamientos, justo en esos momentos de desconcierto en que más se necesita.

Claudia es, como ella se define, una “buscadora”. Es Licenciada en Economía y Máster en Coaching y en Educación y Comunicación. Todas las vueltas que ha dado en la vida, le llevan ahora a iniciar por fin su proyecto personal desde una trayectoria vital de movimiento, cambio, aprendizaje, diversidad, curiosidad, búsqueda.

Ella se ha atrevido a lanzarse ahora para acompañar a personas que se encuentran en un momento vital confuso a reconocer sus necesidades y sentimientos, aclarar su mente y expandir su visión de la vida, a partir de diferentes disciplinas y valores en los que se ha formado.  

Con nuestra colaboración queríamos ayudar a Claudia a transmitir todo su potencial al mundo, para que pueda ayudar a más personas a reconectarse consigo mismas y desbloquearse en su camino vital. 

Puedes ver más detalles del proyecto en nuestro portfolio.

¿Por qué pensó que las mentorías podían servir en su proyecto?

Claudia llegó a Waitala porque sabía lo que quería hacer, pero no sabía cómo explicarlo y “empaquetarlo” de manera que se comprendiera bien. 

Iniciamos un proceso de Mentorías para ayudarla a reflexionar sobre su proyecto, darle forma y proporcionarle las herramientas y recursos necesarios para desarrollarlo de la manera que ella quería y acercarla un poquito más a su sueño. 

Hicimos un ejercicio de valores que sirvió para identificar que el amor era el valor que ella quería destacar como base del acompañamiento. Este ejercicio le sirvió concretamente para descubrir su slogan: El TAO del corazón.

A nosotras, nos permitió establecer las bases de su logotipo, que consiste en dos corazones superpuestos en representación del encuentro delicado en el que Claudia te acompaña.

También acabamos sugiriendo una sesión de fotos con Mia Moments Photo  porque pensábamos que unas buenas fotos ayudarían a transmitir el carácter y la autenticidad de Claudia. Y Mireia Izquierdo supo hacerlo de forma maravillosa. 

¿De qué forma se materializaron las reflexiones en las mentorías?

A través de nuestra escucha y nuestras preguntas, Claudia pudo aterrizar sus ideas, las simplificó, las ordenó y alineó su proyecto con una imagen y una comunicación comprensibles y coherentes. 

Ella avanzó, y nosotras nos sumergimos en su proyecto hasta las entrañas. Esto nos ayudó a plasmar de forma muy fluida su identidad gráfica. Primero diseñando el logotipo, y después su web. El trabajo gráfico fue una consecuencia natural del proceso previo. Como si la solución ya estuviese dibujada en el plano mental de Claudia y en el nuestro, y ya sólo nos faltara diseñarla. 

Aunque no estaba inicialmente previsto, de este proceso surgió también un planteamiento de calendario de publicaciones, la definición de su mailing y cómo captar suscriptores de una forma estratégica.

¿Cómo trabajamos en las mentorías?

Nuestra labor en las mentorías virtuales consiste en escucharte y guiarte para que acabes de definir aquellos aspectos de tu proyecto que todavía no sabes cómo llevar a cabo, y sobre todo cómo los puedes transmitir a tu público. 

Cada sesión queda grabada y puedes guardártela para revisar las ideas cuando quieras. Igualmente, después de cada mentoría, te enviamos una ficha de resumen con las ideas clave que hemos trabajado, así como unas fichas de tareas a medida que ya hemos comentado previamente contigo. 

La sesión es importante, pero tu trabajo entre sesión y sesión lo es aún más. En esos días, vas a tener la oportunidad de reflexionar y evolucionar todo lo que hemos hablado. Y las tareas que te planteamos te van a permitir darle una vuelta de tuerca más a tu proyecto, llevándote más lejos de lo que por ti mism@ lo harías. 

Además, las mentorías tienen una ventaja adicional que es que por unas semanas, nos convertimos en alguien a quien reportar (Como dicen los anglosajones, tu accountability partner). Cuando navegas en la incertidumbre de tu proyecto, a veces no actuar es la opción más fácil cuando sólo tú estás esperando avances. Tener alguien externo que espera que le envíes las tareas y que te las revisa, va a ayudarte a ponerte las pilas. A que te comprometas 100% con tu proyecto para sacarlo adelante. A que le pongas una fecha de lanzamiento a tu proyecto y cumplas con ella.

El paso siguiente a las mentorías, está más en nuestras manos y consiste en la definición gráfica de tu proyecto según cómo lo necesites: diseñando el logotipo, las aplicaciones (tarjetas, papel carta, sobres, presentaciones en pantalla,…), un elemento promocional tipo díptico, tríptico o cartel, la web…etc. Aquí tu labor va a consistir en darnos una retroalimentación constructiva, que nos permita generar el material exacto que necesitas para lanzarte al mundo.

¿Qué dice Claudia del proceso?

«El proceso de mentorías y diseño ha sido un proceso cocreativo que alcanzó no solo a los aspectos de diseño e imagen, sino más profundamente me llevó a delinear mi proyecto. Mis ideas iniciales se fueron transformando, enriqueciendo, simplificando, generándose un resultado original. Es mi carta de presentación en la red, es coherente: siento que me representa y que comunica quién soy y qué ofrezco como profesional. 

La apertura de Mariona a dar y recibir feedback ha hecho que el resultado sea una cocreación»

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.